Electroencefalograma
Si bien el diagnóstico de la epilepsia es clínico, y es necesario subrrayar que sin crisis no hay epilepsia, hay una serie de pruebas que van a apoyar el diagnostico de la enfermedad. Y el Electroencefalograma (EEG) es una de ellas y posiblemente la mas común. El EEG consiste en el registro de la actividad eléctrica cerebral. Es una prueba indolora cuya duración varia entre 30-45 minutos. No se requiere preparación previa salvo lavarse la cabeza y es indoloro.

Dim lights

Los electrodos  pueden estar sueltos o juntos en un casco y se fijan al cuero cabelludo con un gel conductor  llamado condilion. 
El paciente debe estar colocado de manera confortable, alejado de ruidos. Es preferible empezar el EEG en un estado basal, es decir, con el paciente acostado, tranquilo y con los ojos cerrados.  Después de un tiempo pueden utilizarse métodos de activación o pedir al paciente que duerma. Permitiendo de este modo grabar distintos niveles de conciencia: vigilia, somnolencia, sueño profundo, etc., para descubrir anormalidades que no aparecen durante la vigilia.

Los métodos de activación sirven para intentar desencadenar posibles anormalidades que en reposo no surgen, pero no reviste gravedad.  La duración del EEG puede ser variable. Y en ocasiones se graba tambien el sueño, por lo tanto puede durar desde 30 minutos hasta 8 horas. 
El resultado del EEG junto con otras pruebas de imagen van a apoyar el diagnóstico de la epilepsia, pero hay que insistir que éste es clínico, debe rechazarse la idea de que "un foco en un electroencefalograma" es epilesia si ese paciente nunca ha tenido crisis.