E-mail Imprimir
Factores implicados en los trastornos cognitivos

El impacto de la epilepsia en las funciones desarrollo cognitivo y emocional ¿Son los mismos para cada niño? No, las consecuencias son variables y van a verse implicados varios factores  y no todos van a influir de la misma manera. Serian:

- Edad de aparición de la epilepsia. En general se acepta que las crisis que comienzan a edades más tempranas, son más propensas a perturbar el desarrollo cerebro y por lo tanto el desarrollo emocional de los niños, la relación padres e hijos y por supuesto, la capacidad de aprender.

- El origen de la epilepsia.
Va a determinar el grado de afectación de las funciones cognitivas. Las causas de la epilepsia son múltiples y con diferentes consecuencias. Hay epilepsias como el Síndrome de West devastadoras para las funciones cognitivas del paciente. Un hecho aceptado es que los pacientes que padecen crisis generalizadas presentan mayor deterioro que los individuos con crisis parciales.


- Duración de la enfermedad. Se refiere al número de años en que los pacientes han mantenido la enfermedad, y de los cuales se suelen descontar aquellos períodos en que los individuos han mantenido controladas sus crisis. Al parecer, cuantos más años padezca un paciente esta enfermedad, el deterioro cognitivo será mayor.

- La personalidad del niño y el entorno familiar. La aparición temprana de algunas convulsiones pueden cambiar el desarrollo psicológico en el niño, por ejemplo debido a la presencia de la percepción visual 'diferente sobre el resto' lo que influirá en la forma en que el niño construye y percibe el mundo a su alrededor.
 Para un niño, la repetición de las crisis en el aula puede ser el causa de malestar, pérdida de confianza en sí mismo y conllevar a un deterioro su propia imagen. Por último, la angustia de los padres, a menudo excesiva, pueden impedir que el niño se desarrolle normalmente (al privarle de tareas que perfectamente puede realizar) o al considerarle incapaz o inferior para estudiar, lo que influirá en el aprendizaje. Cómo vive el paciente su enfermedad, es un factor que va a influir sobre su estado emocional y su motivación.  Hay factores relacionados con el rendimiento de las funciones neuropsicológicas, agravando o perpetuando las dificultades en el aprendizaje. Sin embargo no serán estos los únicos factores que estén implicados en las alteraciones neuropsicológicas.

Los trastornos neurológicos y neuropsicológicos ligados a la epilepsia pueden tener un origen común, por mecanismos relacionados con el neurodesarrollo.


- El tipo y número de fármacos antiepilépticos. En general se acepta que los fármacos afectan a las funciones cerebrales superiores: capacidad de reacción y respuesta, la atención y concentracción fundamentales para el aprendizaje.
Eso sin contar con trastornos del comportamiento y sobre la personalidad (posibles cambios de humor). En 1942, Lennox fue uno de los primeros autores en referirse al posible deterioro cognitivo producido por los fármacos antiepilépticos y llegó a decir: ‘Algunos terapeutas, con el fin de extinguir las crisis, sólo tienen éxito en ahogar los procesos intelectuales más finos de sus pacientes'. El debate de si los fármacos producen o no un efecto sobre las funciones cognitivas es nutrido, es un factor controvertido donde los haya, y  es necesario ser muy cauteloso interpretando los estudios que valoran estos efectos por varios motivos:

- Los pacientes dentro de un mismo grupo con un fármaco común no ingieren las mismas cantidades diarias, variables como la edad, sexo, años de educación, tipo de crisis, etiología, edad en la que comenzaron los ataquesm etc., varían entre los sujetos.
- Debido a factores intrínsecos, la misma dosis de fármaco no produce los mismos efectos en todos los pacientes.
- No se dispone de una línea base con la que comparar, ya que en la mayoría de los estudios no se realizan exploraciones neuropsicológicas antes y después de la administración del fármaco.
- Suelen estar dirigidos hacia una sola función (normalmente la memoria).

- Otro de los errores comúnmente cometido es el afirmar con rotundidad: ‘La politerapia produce más efectos cognitivos adversos que la monoterapia’. Normalmente, cuando a un paciente se le somete a politerapia es porque su epilepsia es rebelde a la monoterapia y, por tanto, es más grave que otras que se benefician de un tratamiento con un único fármaco. Al comparar pacientes en monoterapia y politerapia se están equiparando enfermos con distinto grado de gravedad en su epilepsia, y es probable que este factor influya en el grado de deterioro cognitivo de ambos grupos. En general, la función cognitiva que parece estar más afectada por los fármacos antiepilépticos es la atención y la capacidad de memoria espacial.

- La frecuencia y naturaleza de las crisis epilépticas. Algunas crisis son breves y aisladas, seguido de una rápida y completa recuperación completa, mientras que otros serán más largos y / o más frecuentes, a continuación, perturbando los ritmos del niño. Estaría relacionado con la duración de la enfermedad, a más crisis, mayor deterioro cognitivo.

- La existencia de anomalías detectadas por el EEG. La epilepsia con algunas crisis pueden tener un impacto significativo sobre la capacidad aprendizaje del niño si es que existe, entre las crisis y estas anomalías.

- Factores psicosociales de la enfermedad. La percepción del estigma y la discriminación social asociada a la epilepsia, baja  autoestima  del paciente o la sobreprotección familiar excesiva.
La epilepsia sigue siendo hoy día una enfermedad mal comprendida, que genera miedo, rechazo o temor a quien la padece. Quizás por las manifestaciones clínicas de las crisis, sobre todo de las convulsiones, el paciente suele tener un rechazo, prueba de ello es que los mismos neurólogos recomiendan ocultar la enfermedad. El paciente va a verse casi obligado a tomar medidas aprendidas de resignación que en un gran número de casos conllevan a la disminución de la autoestima, tendencia al aislamiento, síntomas de depresión, que van a influir en la calidad de vida del paciente tanto o más como los efectos de la propia enfermedad. Por lo tanto, sería competencia entre todos ( neurólogos, profesores, familiares, los propios pacientes,,, ) colaborar, dar información correcta e intentar que las crisis no sean las 'únicas' a tener en cuenta a la hora de intentar ayudar a integrar a un epiléptico en la sociedad.


   
   
   
   
   
You are here: Neuropsicología Factores neurologicos