E-mail Imprimir PDF

1.- ¿Qué son las convulsiones febriles? Las convulsiones febriles son convulsiones causadas por fiebre. En cualquiera de los casos suele perderse la conciencia y las contracciones pueden afectar a todo el cuerpo (crisis generalizadas) o a una parte del mismo (crisis parciales o focales). Una convulsión puede expresarse de distintas maneras:
Contracciones musculares en forma de sacudidas (crisis clónicas)
Contracciones musculares sin sacudidas dejando al niño como "engarrotado" (crisis tónicas)
Se producen ambas cosas (primero rigidez, seguido después de sacudidas = crisis tónico-clónicas). Es lo más frecuente. No hay contracciones musculares sino que el niño parece haberse desmayado (crisis atónicas


2.- ¿A que edad suelen darse las crisis febriles? Entre los 6 meses y los 5-6 años; más frecuente a los 2 años. Todo niño que sobrepase estos límites, tanto por debajo como por encima, debe preocupar y precisará de un estudio neurológico que descarte algún tipo de epilepsia o algún otro proceso.


3.- ¿Son frecuentes las convulsiones febriles? Aproximadamente uno de cada 25 niños tendrá por lo menos un episodio de convulsiones febriles. Las convulsiones febriles ocurren en niños entre las edades de 6 meses a 5 años y son particularmente comunes en niños que están en la edad de aprender a caminar. Los niños rara vez desarrollan su primera convulsión febril antes de los 6 meses o después de los 3 años de edad. Entre más avanzada es la edad del niño cuando tiene su primera convulsión febril menor es la probabilidad de que el niño sufra otras
4.- ¿Qué debe hacerse por un niño con convulsiones febriles? Los padres deben intentar mantener la calma y observar cuidadosamente al niño. Para prevenir heridas accidentales, se debe colocar al niño en una superficie protegida. El niño no debe ser sujetado durante la convulsión. Para prevenir ahogos, el niño se debe poner de lado. Si es posible, uno de los padres debe sacar cuidadosamente cualquier objeto de la boca del niño. Los padres nunca deben poner ningún objeto en la boca del niño durante una convulsión, porque pueden obstruir la respiración. Si la convulsión dura más de 10 minutos, el niño debe ser llevado inmediatamente al hospital. Una vez finalizada la convulsión, el niño debe ser llevado a su médico para determinar el origen de la fiebre.

5.- ¿Qué hace a un niño ser propenso a convulsiones febriles recurrentes? Algunos factores que parecen aumentar el riesgo de los niños a padecer de convulsiones febriles recurrentes incluyen: una primera convulsión febril a edad temprana (menos de 15 meses), fiebres frecuentes y el tener familiares cercanos con historial de convulsiones febriles.

6.- ¿Son las convulsiones febriles dañinas? La gran mayoría de las convulsiones febriles son inofensivas. No hay evidencia de que las convulsiones febriles causen daño cerebral. Estudios extensos han encontrado que los niños con convulsiones febriles tienen logros escolares normales. Alrededor del 95 - 98% de los niños que han experimentado convulsiones febriles no desarrollan epilepsia. Sin embargo, aunque el riesgo absoluto permace muy bajo, algunos niños que han padecido de convulsiones febriles encaran un riesgo mayor de desarrollar epilepsia. Estos niños incluyen a aquellos que tuvieron convulsiones febriles largas, que afectaron una sóla una parte del cuerpo o que se repitieron dentro de las 24 horas, y niños con parálisis cerebral, desarrollo tardío o otras anormalidades neurológicas. De entre los niños que no tienen ninguno de estos factores de riesgo, sólo uno de cada 100 desarrolla epilepsia después de una convulsión febril.


You are here: Crisis Febriles CF o epilepsia