E-mail Imprimir PDF
Estudio prequirúrigco
En la actualidad se realizan una gran variedad de intervenciones quirúrgicas, para ello es necesario   identificar con precisión la zona epileptógena, que  es el área de corteza cerebral  donde se generan las crisis epilépticas. Con el estudio prequirúrgico se estudia dónde comienzan las crisis, si todas se originan en el mismo lugar y determinar que la extirpación o aislamiento no causará secuelas inaceptables. El estudio prequirúrgico consiste en una bateria de pruebas que incluyen: Vídeo- EEG,   Resonancia Magnética de alta resolución y  estudio neuropsicológico. Con este exhaustivo estudio previo se consigue localizar con la mayor precisión posible el origen de las crisis y valorar que la resección de esa región cerebral no le supondrá problemas al paciente.
Entre un 50% y un 70% de los pacientes intervenidos quedan libres de crisis tras la cirugía. Especialmente favorable es el pronóstico postquirúrgico en aquellos pacientes con epilepsia temporal fármacorresistente, donde ya se ha demostrado la superioridad de la cirugía frente al mantenimiento único del tratamiento farmacológico.

Hasta hace unos años, la media de duración de la epilepsia antes de la valoración quirúrgica superaba los 10 ó 15 años, sin embargo, en estos momentos, los profesionales abogan por que la valoración se realice en cuanto al paciente se le reconozca la epilepsia resistente a los medicamentos (entre dos y cuatro años).
En determinados tipos de epilepsias, como la esclerosis hipocampal, cavernomas, se debe estudiar cuanto antes la cirugia como mejor tratamiento y no como último recurso, porque está demostrado que los resultados superan al tratamiento farmacológico.
Además, no hay un límite de edad, aunque lógicamente éste es un factor que también se valora durante el estudio del paciente.
A parte hay determinadas estudios que solo se realizan en casos puntuales. Como pueden ser el test de Wada,  los electrodos invasivos o los electrodos Foramen Oval, y pruebas de imagen como el PET o el SPECT.
Su uso dependerá de los resultados de los estudios no invasivos.  
electrodos subdurales o la profundidad se debe utilizar depende de los resultados de los estudios no invasivos. Por ejemplo, si las pruebas convencionales, RM, etc.,
si todas apuntan a la misma área del cerebro  donde se originan las crisis, en caso de ser posible la cirugia, se procederá sin necesidad de utilizar electrodos invasivos.
Dim lights

En cambio, si la información es inconsistente, por ejemplo, la RM puede parecer normal, las pruebas neuropsicológicas y la exploración de PET puede indicar una anomalía en el lóbulo temporal izquierdo, pero el vídeo-EEG puede sugerir que los ataques comienzan en la región temporal derecha. Entonces será necesario realizar un estudio con estos electrodos.
Existen diversos tipos de cirugia, se tratan de la extirpación de las áreas donde se originan las crisis, y técnicas paliativas que se utilizan si la extirpación no puede llevarse a cabo y son el estimulador vagal, hemisferectomias y la sección del cuerpo calloso.

Ultima actualizacion mayo 2012
You are here: Cirugia de la epilepsia Estudio prequirurgico