Factores psicológicos
La relación entre epilepsia y dificultades de aprendizaje, no puede ser entendida si no se tiene en cuenta los aspectos psicológicos que directa o indirectamente se ven afectados por la enfermedad, estos van a ser cognitivos, afectivos y sociales:
− Factores cognitivos: Las consecuencias de la epilepsia sobre las dificultades de aprendizaje son indudables en los casos en los que están presentes alteraciones orgánicas.






Los síndromes epilépticos generalizados que cursan con alteraciones orgánicas se caracterizan por sus consecuencias sobre el retraso intelectual y las dificultades de aprendizaje. La existencia probada de retraso intelectual es un indicador claro de que el niño va a presentar graves dificultades en el aprendizaje. Ahora bien, cuando no están presentes daños neurológicos, es más difícil afirmar la presencia de dificultades en los aprendizajes. Así, los déficits intelectuales encontrados no son uniformes ni globales y los problemas escolares y de aprendizaje que se aprecian tampoco son una regla en todos los casos. En estos casos se puede afirmar que este tipo de epilepsia presenta factores de riesgo para desarrollar dificultades de aprendizaje.
Los aspectos cognitivos de los niños con epilepsia en los que se centra con más insistencia  son los déficits de atención, en las tareas escolares, y la memoria, sobre todo la memoria inmediata (tanto auditivo‐verbal como viso‐espacial).

− Factores afectivos: Los trastornos afectivos que padecen los niños epilépticos, fundamentalmente son la depresión y la inmadurez afectiva. La inmadurez afectiva se deriva de la sobreprotección familiar en la que frecuentemente se encuentra el niño con epilepsia, y tiene efectos sobre la adaptación de los niños a la escuela, en la que intentan reproducir las mismas relaciones que tienen en sus casas, demandando continuamente atenciones afectivas de los maestros. Tampoco es raro encontrar niños que simulan las crisis para conseguir una relación afectiva que lejos de ayudarle, va a empeorar más su integración y desarrollo madurativo. 

− Factores sociales: Los niños con epilepsia no suelen ser más conflictivos o agresivos que el resto de los niños. En general, socialmente se desenvuelven bien, tendiendo a no ser demasiado activos ni a tomar la iniciativa en el establecimiento y mantenimiento de las relaciones interpersonales. Sin embargo su adaptación e integración a la escuela no siempre es fácil,  por todo cuanto rodea a la epilepsia  (creencias irracionales, prejuicios, estereotipos, etc.), que influencia a padres, profesionales y compañeros, que dificultan la normal adaptación del niño epiléptico que tiende a comportarse de acuerdo con el papel prescrito.

You are here: Inicio