E-mail Imprimir PDF
Video-EEG

Es la prueba esencial para el estudio prequirúrgico y  es el método idóneo para diferenciar crisis epilépticas de las que no lo son. Durante el vídeo-EEG el paciente permanece ingresado en el hospital durante varios días u horas, la duración va a depender básicamente de la frecuencia de las crisis y la finalidad de la prueba. Por norma general oscila entre 3 y 5 días.

El propósito del vídeo-eeg es grabar las crisis epilépticas mediante el estudio de las características eléctricas de las crisis (EEG crítico) y el análisis de las características clínicas de las crisis (mediante el vídeo) se decide el origen de las crisis o incluso se descarta la enfermedad, no es raro que encontrar pacientes considerados como fármacorresistentes y tras el vídeo-eeg para valorar la cirugia, comprobar que ese paciente no tiene epilepsia.
En algunas ocasiones, se retira o disminuye (dependiendo el número de crisis que tenga el paciente) la medicación antiepiléptica para propiciar que aparezcan las crisis. Se ve la crisis, qué hace el paciente durante esa crisis y la actividad eléctrica. La retirada de la medicación se hace bajo supervisación médica y obviamente el paciente está vigilado en todo momento por personal sanitario.

Si bien es una prueba indolora, conviene llevar lectura, música, crucigramas, etc. porque en ocasiones se hace un poco pesado, sobre todo cuando son vídeos-EEG de varios días.
Conviene llevar ropa cómoda y que se desabroche con cremallera o botones.  No es posible lavarse el pelo mientras te realizan el vídeo-eeg -a no ser que te retiren los electrodos y te pidan lavarte el cabello por ejemplo debido a  exceso de gel fijador-.  
En ocasiones puntuales se realizan Video-EEG con electrodos invasivos, sobre todo cuando se realiza el estudio prequirúrgico.  Aunque puede resultar un poco (bastante) aburrida, es quizás la prueba más esclarecedora para aportar información sobre las crisis.
Dim lights
   
 
   
   
   
   
You are here: Pruebas diagnósticas Video-EEG